– Naturaleza de Dios

Puesto que las normas ├ęticas vienen de Dios, conviene entender la naturaleza
divina